Una voz para Ana Laura


Ana Laura con su madreREPORTAJE: Por fin una voz para Ana Laura. Por fin la podemos escuchar, por fin sabemos qué quiere, qué le pasa en cada momento. Hasta ahora, Ana Laura era una flor muy querida y muy cuidada en el jardín, que esperaba a que se dieran cuenta de que tenía frío, calor, o que no estaba muy de acuerdo con lo que estaba pasando. Pero ahora, Ana Laura ha logrado dar grandes pasos para su autonomía personal. Ahora se comunica con fluidez, nos habla, nos muestra su enfado, discute, pide lo que necesita o habla para expresar su cariño o decir buenos días. Parece un milagro. Y lo es. Pero qué hay detrás de los milagros… Hay fe, convencimiento en que algo que parece imposible, realmente no lo es. Y no sólo hay inspiración en los ideales de superación, sino que hay trabajo, mucho trabajo. Cuando Ana Laura entró en el “IES Lucus Solis” en 2013, era una alumna que llegaba a un mundo nuevo, cargado de retos y de obstáculos. Iba a una nueva aventura vital, en un sistema educativo inclusivo, esto es, que no diferencia al alumnado por sus diferentes capacidades, sino que los integra a todos en el mismo aula, con los mismos contenidos, para que puedan enriquecerse en diversidad. Pero claro, una cosa es la teoría, necesaria para establecer un camino, y otra muy distinta es hacer el camino y tomar conciencia de lo largo que es, de los baches y obstáculos que tiene. Y así es cómo el grupo de profesionales del “Lucus Solis” comenzó a trabajar con Ana Laura, primero en una tarea de convencimiento con ella misma y con su madre, de que realmente tenía suficiente potencial mental para lograr intercomunicarse con sus profesores, con sus compañeros… Poco a poco, fueron puliendo las estrategias de metodología, los instrumentos de comunicación de Ana Laura y aprovechando sus capacidades; entre todos, consiguieron crear un auténtico sistema de comunicación para ella, aprovechando sus posibilidades motrices y cognitivas. Isabel García Morillo, maestra en Pedagogía Terapéutica, nos cuenta que fue un trabajo multifuncional, donde están colaborando distintos profesionales del centro, desde los módulos de carpintería y soldadura (adaptación de su silla), hasta los distintos profesores de las distintas materias, pasando por la labor fundamental de María Fernández, su pedagoga, y por su puesto, de su madre, pieza clave en la evolución de Ana Laura. Ha sido a base de probar distintas herramientas como se ha llegado a un sistema idóneo para nuestra protagonista, basado en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y trabajando con empresas especializadas como “BJ Adaptaciones”, con la que se ha creado un
Joystick (mando multifunción), que aprovecha la capacidad motriz de una de las manos de Ana Laura para convertir en voz de gran calidad, lo que está pensando, con ayuda de una tablet, también adaptada al sistema “The Grid 2”, instrumento de comunicación para personas sin habla o con el habla limitada. Todo ello ha repercutido en la inclusión efectiva de la alumna, pero ni que decir tiene que también en su vida personal, en su capacidad para crecer interiormente.

Ana Laura junto con María Fernández, María Isabel García y con Nair, representante de la empresa BJ Soluciones.

Ana Laura junto con María Fernández, María Isabel García y con Nair, representante de la empresa “BJ Soluciones”.

Los resultados han sido milagrosos. Pero no todo han sido rosas en el camino. El grupo de trabajo también ha contrastado la necesidad absoluta de que estas personas, este alumnado cuente con recursos propios para su desarrollo. Esto significa que es absolutamente necesario que el actual sistema de comunicación no sea del centro, es decir, que la alumna no los tenga que abandonar cuando acabe su enseñanza, sino que sean de ella, porque son fundamentales en todos los aspectos de su vida. Y actualmente, el sistema educativo andaluz no entrega ningún recurso al alumno, sólo los presta, y cuando se estropean hay que esperar una larga burocracia para que sean arreglados. Y hay casos, como el de Ana Laura, en los que no se puede esperar un año para recuperar su tablet, porque es como si a cualquier otro alumno el médico le dijera que tardaría un año en volver a pronunciar una palabra.

Ana Laura en el momento en que "La Obra Social de La Caixa" hizo entrega del proyecto para subvencionar su sistema de comunicación.

Ana Laura en el momento en que “La Obra Social de La Caixa” hizo entrega del proyecto para subvencionar su sistema de comunicación.

De esta manera, el grupo de trabajo y en colaboración con familiares, amigos y asociaciones como «Asppane» (Asociación de Padres y Madres con Hijos con Necesidades Educativas Especiales), emprendieron una campaña para recoger fondos para un sistema propio de comunicación para Ana Laura. Y lo han logrado, porque ahora tiene recursos propios para poder hablar, para poder ser escuchada. Y en todo esto tiene mucho que ver la “Obra Social de La Caixa”, que ha donado el dinero suficiente para hacer realidad este objetivo, tras conocer el proyecto que se ha puesto en marcha para defender y hacer posible la dignidad y autonomía personal y educativa de Ana Laura. Es sin duda un proyecto que abre puertas y crea una referencia para el alumnado que se encuentra en situaciones similares. Y es por ello, que la propia Ana Laura explicó en una conferencia organizada por «Asppane» con motivo del Día Mundial de las Personas con Discapacidad (3 de Diciembre), su experiencia vital en estos dos últimos años, que ha cambiado su vida de una manera decisiva. Ahora habla de sus emociones, de cómo se siente, y puede acceder al mundo exterior, e incluso ya maneja su correo electrónico, navega por internet con autonomía, mantiene sus perfiles sociales en redes como Facebook donde puede conectar y compartir con sus amigos y familia. Sin duda, esto nos lleva a pensar en reflexiones como las del especialista Javier Martín Betanzos, que nos cuenta que en diversas ocasiones hacemos a las personas diferentes, pero no porque lo sean, sino porque los demás tenemos una gran falta de conocimiento sobre sus posibilidades. Esto lo podemos aplicar a este caso de Ana Laura, y por supuesto, a cada uno de nosotros, y quizá cabe concluir con aquella frase célebre que nos dice: “no te trates por lo que eres, sino por lo que puedes llegar a ser”.

Ana Laura Sola

Ana Laura sonríe en una de sus clases en el Instituto “Lucus Solis”.

Reconocimiento a los profesionales

Profesionales implicados en la formación de Ana Laura, participantes de los grupos de trabajos desarrollados durante los cursos 2013 -2014 y 2014 -2015 con la finalidad de conocer su sistema alternativo de comunicación y las estrategas metodológicas más adecuadas a las necesidades del alumnado con discapacidad motriz.

– María Fernández Bustillo (Logopeda)

– Isabel Milán Solís ( Monitora de Educación especial)

– Regina García Vargas ( Profesora de inglés)

– José Mª Gómez González (Profesor de matemáticas)

– Eva Mº Bernad Gómez (Profesora de ciencias sociales)

– Teresa Ojeda (Profesora de ciencias naturales)

– Joaquín Amo

– Paqui Fernández Bustillo

– Pepi Herrera Díaz

– Antonio Borrero

– Rubén Mena Pavón

– Mª José Córdoba

– Mª Isabel García Morillo

Añaden que en todo lo conseguido, la madre de Ana Laura ha sido un pilar esencial.