Inaugurada la calle de Doña María Isabel Romero Rossi

Sanlúcar la Mayor ya tiene una calle a nombre de Doña María Isabel Romero Rossi. Numerosos familiares, amigos y vecinos de la localidad se han acercado hasta el acto de inauguración que ha tenido lugar hoy en una céntrica vía que ahora lleva el nombre de esta mujer emprendedora y muy querida por su personalidad solidaria y entregada.

El acontecimiento ha sido presidido por el Alcalde de Sanlúcar la Mayor, Raúl Castilla, que en nombre de toda la Corporación Municipal felicitó a María Isabel y su familia. Castilla apuntó que no es casualidad que esta calle se rotule con su nombre por unanimidad de todos los grupos políticos y destacó que esta sanluqueña, conocida popularmente en el municipio como la “farmacéutica de la calle Real”, siempre ha sido una persona “comprometida socialmente hasta el punto de que muchos vecinos en los años de gran carestía económica le pagaban sus medicamentos a dita, o bien cuando recogían las cosechas; E incluso a muchos de ellos que no podían pagar, se los regalaba”.

María Isabel, emocionada durante el acto, se mostró agradecida ante tanto cariño, tanto de la corporación, como de los numerosos vecinos. De hecho, la propuesta de rotular una calle con el nombre de María Isabel partió de un grupo de ciudadanos que hicieron llegar esta iniciativa al Ayuntamiento sanluqueño.

Actualmente, sus hijos Coral y Rafael siguen al frente de la farmacia, continuando la historia de este establecimiento, una de las farmacias más antiguas de la provincia de Sevilla con más de 100 años y donde se mantiene el talante solidario y afable de esta estirpe de profesionales de gran corazón.

Breve historia biográfica de Doña María Isabel Romero Rossi

Doña María Isabel Romero Rossi viene de una saga de farmacéuticos. Así su abuelo Don Fernando Rossi y Cánovas fue quien regentó la farmacia, hasta que en 1951, se hace cargo doña María Isabel Romero Rossi. Hija de Doña María Rossi y de Don José María Romero Rodríguez, médico y poeta, el matrimonio se traslada a vivir a Sevilla. Fruto del mismo nacieron cinco hijos, siendo la mayor de todos ellos María Isabel.

A la corta edad de 8 años, queda huérfana de padre porque éste fue fusilado durante la Guerra Civil. Es en este momento, cuando su madre, María Rossi, con sus cinco hijos regresa a Sanlúcar la Mayor con su abuelo materno, propietario de la farmacia. A la edad de 17 años, María Isabel se ve obligada estudiar Farmacia por el fallecimiento de su abuelo para poder regentar la misma, ya que el sustento de la familia dependía del negocio familiar. Su vocación era haber estudiado Matemáticas, pero se traslada a estudiar a Madrid una carrera de 6 años que saca adelante en tan solo tres y medio. Es así como a la edad de 21 años, ya era titular de la misma. Al poco tiempo, sacó la plaza de Inspectora de Sanidad Municipal, habiendo sido la encargada de velar por la misma en los establecimientos de Sanlúcar la Mayor hasta que se jubilase como funcionaria a los 65 años de edad. Es de resaltar que, en aquellos tiempos, tan difíciles y duros para todos, fueron también especialmente áridos para María Isabel, pero gracias a su tesón, fortaleza e inteligencia consiguió estudiar una carrera universitaria y sacar la plaza de inspectora municipal, siendo una de las primeras mujeres sanluqueñas en ostentar una licenciatura.

Amén de todo lo anterior, hay que reseñar que María Isabel Romero Rossi es y ha sido una mujer ejemplar en todas las facetas de su vida: una gran esposa y una magnífica madre; Es una mujer profundamente religiosa, con una generosidad y amabilidad fuera de lo común, una mujer que anteponía su espíritu solidario por encima de todo lo demás.

Su casa fue para muchos un Centro de Cultura, donde podían acceder a la literatura y a la música. Persona ilustrada e intelectualmente activa, a sus 89 años de edad, sigue dada de alta como farmacéutica. Tenaz trabajadora, su trayectoria fue reconocida en el año 2012 por parte del Ayuntamiento, que distinguió públicamente su labor como mujer trabajadora en la conmemoración del Día 8 de Marzo. Todas las personas que la conocen saben de su dulzura, de su exquisito trato y de la bellísima persona que es Doña María Isabel Romero Rossi.