Concluye una exitosa edición de la Escuela de Verano

Hoy ha sido un día de despedidas en la Escuela de Verano. Pero no siempre las despedidas son tristes, porque en los niños y niñas, en las monitoras de la escuela rebosa la alegría de haberse conocido mutuamente, de haber pasado un bonito verano compartiendo buenos momentos y aprendiendo muchas cosas: valores para la convivencia, curiosidades sobre el mundo, personajes célebres, tradiciones festivas… un sinfín de momentos que hacen de un verano un recuerdo inolvidable. Tanto es así que los niños y niñas han despedido a sus «seños» entre abrazos, besos y alguna lágrima, incluso han llegado a escribir cartitas de agradecimiento y diplomas cuyo mejor premio es el cariño de los más pequeños, quizá el mayor regalo que nos podemos llevar.

También se ha hecho un gran trabajo de integración con los niños con necesidades especiales, que han sido cinco este año y que han disfrutado plenamente de todas las actividades realizadas junto a sus compañeros. Durante los meses de julio y agosto unos cien niños aproximadamente han estado disfrutando de esta iniciativa con la que se ha buscado, además de ofrecer una alternativa de ocio para los más pequeños, una salida de conciliación laboral, dependiente de la Delegación Municipal de Políticas Sociales, que dirige Feliciana Bernal.