COMUNICADO DEL AYUNTAMIENTO DE SANLÚCAR LA MAYOR:

“Ante la alarma generada por la SUPUESTA peligrosidad de los mosquitos que nos están afectando en estos días, a continuación se detalla información para el interés del ciudadano:

Dichos mosquitos son los machos alados de la especie Dactylopius Opuntiae, o cochinilla de la pita. Estos machos alados tienen UNA VIDA MUY CORTA de 3 a 4 días y son INOCUOS para el ser humano, más allá de la molestias de que son muchas. Su aparato bucal no es funcional, por lo que NO MUERDEN NI PICAN, son atraídos por la luz y suelen morir bajo ella por el calor. Esta especie es una plaga que afecta a las chumberas y que actualmente ha afectado a casi el 90% de las pitas de Andalucía, incluida Sanlúcar la Mayor y otros pueblos de nuestro entorno. Y esto se ha producido por varios motivos:

– La plaga no tiene actualmente un tratamiento efectivo ni química ni biológicamente, dado que lleva poco tiempo afectando a las chumberas. Es decir, no existe ningún producto químico que sea efectivo ni esté registrado para eliminar esta especie. Además, al ser una especie invasora, no cuenta de momento con depredadores naturales efectivos, o sea, con bichos que se los coman. En el momento que es alado, NO SE PUEDE TRATAR CON INSECTICIDA PORQUE SERÍA PELIGROSO PARA EL SER HUMANO hacer un tratamiento al aire por la dispersión. Actualmente sólo existe un tratamiento eficaz que es arrancar y enterrar las chumberas.

– Por otro lado, otro problema es que las chumberas solían ser los setos naturales preferidos en las fincas rústicas para los vallados, por lo que hay gran cantidad de estos por todo el municipio con la complicación de que son en su TOTALIDAD DE TITULARIDAD PRIVADA. Sin legislación que así lo indique, NO PODEMOS OBLIGAR A LOS PARTICULARES A ELIMINAR SUS CHUMBERAS, aunque vamos a intentar informar a todos ellos de los problemas.

– Además, TRATA LAS CHUMBERAS MÁS CERCANAS AL PUEBLO TAMPOCO ES EFECTIVO, porque los machos alados son capaces de volar o ser arrastrados por el viento a varios kilómetros, por lo que los bichitos pueden venir de varios kilómetros a la redonda.

– De todas formas, como hemos dicho anteriormente, estos machos alados tienen una vida muy corta de 3 a 4 días y son inocuos para el ser humano más allá de la molestias de que son muchos. Su aparato bucal no es funcional, por lo que no muerden ni pican, son atraídos por la luz y suelen morir bajo ella por el calor. Además, su supervivencia se suele ver muy afectada por el calor por lo que en breve dejarán de moverse.

Aún así, estamos en contacto con todas las administraciones y organismos para ante culaquier novedad o nuevo tratamiento poder tomar medidas”.